Vie. Sep 23rd, 2022


salsa de pimientos casera

La salsa de pimientos rojos que te vamos a enseñar a hacer a continuación además de ser muy fácil de hacer y deliciosa es ideal para reforzar sabores de prácticamente cualquier comida que prepares, siendo especialmente deliciosa con las carnes.

La elaboración es muy sencilla, sólo vas a necesitar pimientos rojos, cebolla, sal y pimienta.

Puedes, por supuesto, agregarle más ingredientes para darle un toque personal.

Usa esta receta como base para preparar la tuya con un toque de creatividad.

salsa de pimientos casera

Receta de salsa de pimientos

Prepara esta sencilla y deliciosa salsa casera de pimientos asados, ideal para acompañar tus carnes e incluso vegetales al horno.

Tiempo de preparación 10 minutos
Tiempo de cocción 25 minutos

Ingredientes

  • 4 pimientos rojos grandes
  • ½ cebolla
  • Pimienta negra al gusto
  • Sal al gusto

Elaboración paso a paso

  • Lo primero que tienes que hacer es asar los pimientos. Puedes ponerlos al fuego directamente o en el horno.

  • Cocínalos hasta que la piel se queme y sea fácil desprenderla.

  • Una vez listos, quítales completamente la piel, que debería estar casi toda quemada.

  • Pícalos en trozos y retírale el corazón y las semillas.

  • Pica la cebolla en cubos pequeños y fríelas en aceite de oliva hasta que se transparenten.

  • Ahora mete la cebolla sofrita y el pimiento ya sin piel en una licuadora, agrega una pequeña cantidad de agua y licúa todo bien hasta que se haya una salsa cremosa y uniforme. Si necesitas más agua puedes ir agregándosela.

  • Cuando esté lista pon la salsa en una sartén profunda o en una olla y cocínala durante 15 minutos a fuego medio.

  • Agrega sal y pimienta al gusto.

  • Si está muy espesa puedes echarle un poco más de agua.

  • Listo, ya tienes una deliciosa salsa de pimientos casera.

Con qué usar la salsa de pimientos

El principal uso que le podemos dar a esta deliciosa salsa es para acompañar carnes a la plancha o a la barbacoa. Puede ser carne de res o de cerdo, incluso costillas.

También funciona muy bien con pollo asado al horno. Por ejemplo las pechugas, que suelen ser más secas y de menos sabor, se benefician muy bien con esta salsa.

Otro uso que le puedes dar es con vegetales, preferiblemente cocinados en una parrilla o en el horno. Berenjenas, calabacines, mazorcas de maíz, puerros, en todos estos casos te la recomendamos.

Un uso muy delicioso: papas asadas o al vapor, con o sin piel, las mojas en esta salsa y vas a disfrutar y delirar con el sabor.

Otras salsas que te pueden interesar