Dom. Sep 25th, 2022



La pandemia de covid tiene que ser una nueva señal de aviso para cambiar definitivamente las políticas de cara a los fumadores.

Así lo considera la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), que ha presentado un nuevo análisis donde se evidencia los graves problemas que puede causar el tabaco no solo en los que fuman, sino en los fumadores pasivos.

El objetivo es dejar patente que ni los lugares a los que se han desplazado a los fumadores, como las terrazas, son la solución y sí motivo de más riesgos.

El peligro de las terrazas

En los últimos años, se aprecia un aumento de la contaminación del aire por el tabaco en entornos abiertos como las terrazas de locales de hostelería”, exponen los inmunólogos.

  • El porcentaje de tóxicos del tabaco en estos espacios oscila entre un 30% a un 50% por cada fumador.

Las terrazas se han convertido en un lugar preferido para fumadores. Según un estudio, más de la mitad de los fumadores utilizan esta zona de terrazas para fumar.

El aire de las terrazas combina gases nocivos del humo, colillas y contaminación

Los gases y partículas nocivas que contiene el humo del tabaco en estos lugares no solo provienen de la exhalación del fumador y de la combustión del cigarrillo, sino de las colillas o de la mezcla de estos tóxicos procedentes del fumador con gases de la atmósfera.

El humo da alas al coronavirus

A estos problemas se suma ahora especialmente el del coronavirus. La variante ómicron, ya de por sí muy contagiosa, tiene en el humo un excelente aliado para propagarse más lejos.

En espacios de fumadores o vapeadores los coronavirus con diámetros de 0,1 micras pueden unirse a partículas del humo del tabaco más grandes.

  • De esta manera “estos aerosoles cargados de partículas víricas pueden alcanzar distancias de 8 metros”, advierten los inmunólogos.

Por tanto, el humo exhalado del tabaco convencional y de dispositivos electrónicos representan un excelente vehículo para la transmisión de las partículas del virus entre personas”, añaden.

Otros factores aumentan este riesgo de contagio:

  • La conducta de fumar y los patrones gestuales del fumador. Favorecen a una mayor transmisión de dichas partículas víricas.
  • Fumadores y no fumadores quedan en las terrazas durante más tiempo desprovistos de mascarillas.

Lugar inseguro para no fumadores

Por todo ello, los inmunólogos remarcan que la situación actual ha convertido las terrazas en una trampa dañina también para todo el que no está allí para fumar.

Permitir fumar en las terrazas hacen estos lugares inseguros tanto para usuarios como para trabajadores de la hostelería por el riesgo de covid y de otras enfermedades asociadas al tabaco”, concluyen los inmunólogos.

Los inmunólogos piden dejar las terrazas como lugares sin humo, ya sea tabaco o cachimbas

Ante la próxima aprobación del Decreto sobre tabaquismo pasivo y terrazas, la SEPAR ya inició una cruzada hace meses en la que pedía que se obligara a dejar las terrazas libres del humo de tabaco y de los tóxicos liberados por los dispositivos electrónicos, como cachimbas, utilizados para vapear.

Es una propuesta que también han planteado otras asociaciones médicas.

La idea no es aplicar esta medida ahora que estamos en pandemia, sino de forma permanente, para que contribuya a evitar los contagios de esta y otras infecciones respiratorias.

Cómo afecta a fumadores pasivos

Entrar a explicar todo el daño que hace el tabaco es absurdo, pues hay cientos de estudios científicos que ponen a los fumadores a la cabeza de riesgos de enfermedades de todo tipo.

  • El tabaco mata a 60.000 personas en España cada año”, recuerdan los inmunólogos.

Lo que no se ha divulgado tanto es cómo afecta el humo a los fumadores pasivos.

  • En Europa mueren anualmente 22.000 personas que no fuman pero tienen que soportar el humo de otros.

Esta exposición en no fumadores conlleva un mayor riesgo de desarrollar enfermedades como la cardiopatía isquémica, el cáncer o agrava enfermedades respiratorias crónicas.

También predispone a sufrir infecciones respiraciones víricas o bacterianas. La covid tiene más riesgos cuando el que se contagia está afectado por el humo del tabaco.

Pasa especialmente en los trabajadores de la hostelería o población vulnerable como los niños o las mujeres embarazadas”, apuntan.

Y no existe nunca un umbral de seguridad”, añaden. Cualquier cantidad de humo es mala.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *